martes, 28 de marzo de 2017

CARTA ABIERTA DE RODOLFO WALSH A LA JUNTA MILITAR

por Rodolfo Walsh, en el blog de Cristina Fernández de Kirchner


(Nota del Editor) Rodolfo Walsh nació en Choele Choel, Argentina, el 9 de enero de 1927. Desde el 25 de marzo de 1977 está desaparecido por la dictadura terrorista de 1976. Militante revolucionario de la Organización Montoneros, brillante escritor y periodista, su vida fue un compromiso creciente y ferviente con la causa patriótica revolucionaria. La Historia Argentina y de las luchas del Tercer Mundo contra el imperio angosionista está marcada definitivamente por el pensamiento y la acción de Rodolfo Walsh. A continuación la carta que enviara a la Junta Militar y a diversos medios de prensa nacionales e internacionales, un día antes de su desaparición, hace 40 años. Sus restos mortales nunca fueron recuperados. Su compromiso y su lucidez inspirarán eternamente a las nuevas generaciones de patriotas revolucionarios.




1- La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años.
El primer aniversario de esta Junta Militar ha motivado un balance de la acción de gobierno en documentos y discursos oficiales, donde lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades.
El 24 de marzo de 1976 derrocaron ustedes a un gobierno del que formaban parte, a cuyo desprestigio contribuyeron como ejecutores de su política represiva, y cuyo término estaba señalado por elecciones convocadas para nueve meses más tarde. En esa perspectiva lo que ustedes liquidaron no fue el mandato transitorio de Isabel Martínez sino la posibilidad de un proceso democrático donde el pueblo remediara males que ustedes continuaron y agravaron.
Ilegítimo en su origen, el gobierno que ustedes ejercen pudo legitimarse en los hechos recuperando el programa en que coincidieron en las elecciones de 1973 el ochenta por ciento de los argentinos y que sigue en pie como expresión objetiva de la voluntad del pueblo, único significado posible de ese “ser nacional” que ustedes invocan tan a menudo.
Invirtiendo ese camino han restaurado ustedes la corriente de ideas e intereses de minorías derrotadas que traban el desarrollo de las fuerzas productivas, explotan al pueblo y disgregan la Nación. Una política semejante sólo puede imponerse transitoriamente prohibiendo los partidos, interviniendo los sindicatos, amordazando la prensa e implantando el terror más profundo que ha conocido la sociedad argentina.

2. Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror.

Colmadas las cárceles ordinarias, crearon ustedes en las principales guarniciones del país virtuales campos de concentración donde no entra ningún juez, abogado, periodista, observador internacional. El secreto militar de los procedimientos, invocado como necesidad de la investigación, convierte a la mayoría de las detenciones en secuestros que permiten la tortura sin límite y el fusilamiento sin juicio.
Más de siete mil recursos de hábeas corpus han sido contestados negativamente este último año. En otros miles de casos de desaparición el recurso ni siquiera se ha presentado porque se conoce de antemano su inutilidad o porque no se encuentra abogado que ose presentarlo después que los cincuenta o sesenta que lo hacían fueron a su turno secuestrados.
De este modo han despojado ustedes a la tortura de su límite en el tiempo. Como el detenido no existe, no hay posibilidad de presentarlo al juez en diez días según manda una ley que fue respetada aun en las cumbres represivas de anteriores dictaduras.
La falta de límite en el tiempo ha sido complementada con la falta de límite en los métodos, retrocediendo a épocas en que se operó directamente sobre las articulaciones y las vísceras de las víctimas, ahora con auxiliares quirúrgicos y farmacológicos de que no dispusieron los antiguos verdugos. El potro, el torno, el despellejamiento en vida, la sierra de los inquisidores medievales reaparecen en los testimonios junto con la picana y el “submarino”, el soplete de las actualizaciones contemporáneas.
Mediante sucesivas concesiones al supuesto de que el fin de exterminar a la guerilla justifica todos los medios que usan, han llegado ustedes a la tortura absoluta, intemporal, metafísica en la medida que el fin original de obtener información se extravía en las mentes perturbadas que la administran para ceder al impulso de machacar la sustancia humana hasta quebrarla y hacerle perder la dignidad que perdió el verdugo, que ustedes mismos han perdido.

3. La negativa de esa Junta a publicar los nombres de los prisioneros es asimismo la cobertura de una sistemática ejecución de rehenes en lugares descampados y en horas de la madrugada con el pretexto de fraguados combates e imaginarias tentativas de fuga.

Extremistas que panfletean el campo, pintan acequias o se amontonan de a diez en vehículos que se incendian son los estereotipos de un libreto que no está hecho para ser creído sino para burlar la reacción internacional ante ejecuciones en regla mientras en lo interno se subraya el carácter de represalias desatadas en los mismos lugares y en fecha inmediata a las acciones guerrilleras.
Setenta fusilados tras la bomba en Seguridad Federal, 55 en respuesta a la voladura del Departamento de Policía de La Plata, 30 por el atentado en el Ministerio de Defensa, 40 en la Masacre del Año Nuevo que siguió a la muerte del coronel Castellanos, 19 tras la explosión que destruyó la comisaría de Ciudadela forman parte de 1.200 ejecuciones en 300 supuestos combates donde el oponente no tuvo heridos y las fuerzas a su mando no tuvieron muertos.
Depositarios de una culpa colectiva abolida en las normas civilizadas de justicia, incapaces de influir en la política que dicta los hechos por los cuales son represaliados, muchos de esos rehenes son delegados sindicales, intelectuales, familiares de guerrilleros, opositores no armados, simples sospechosos a los que se mata para equilibrar la balanza de las bajas según la doctrina extranjera de “cuenta-cadáveres” que usaron los SS en los países ocupados y los invasores en Vietnam.
El remate de guerrilleros heridos o capturados en combates reales es asimismo una evidencia que surge de los comunicados militares que en un año atribuyeron a la guerrilla 600 muertos y sólo 10 o 15 heridos, proporción desconocida en los más encarnizados conflictos. Esta impresión es confirmada por un muestreo periodístico de circulación clandestina que revela que entre el 18 de diciembre de 1976 y el 3 de febrero de 1977, en 40 acciones reales, las fuerzas legales tuvieron 23 muertos y 40 heridos, y la guerrilla 63 muertos.
Más de cien procesados han sido igualmente abatidos en tentativas de fuga cuyo relato oficial tampoco está destinado a que alguien lo crea sino a prevenir a la guerrilla y a los partidos de que aun los presos reconocidos son la reserva estratégica de las represalias de que disponen los Comandantes de Cuerpo según la marcha de los combates, la conveniencia didáctica o el humor del momento.
Así ha ganado sus laureles el general Benjamín Menéndez, jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, antes del 24 de marzo con el asesinato de Marcos Osatinsky, detenido en Córdoba, después con la muerte de Hugo Vaca Narvaja y otros cincuenta prisioneros en variadas aplicaciones de la ley de fuga ejecutadas sin piedad y narradas sin pudor.
El asesinato de Dardo Cabo, detenido en abril de 1975, fusilado el 6 de enero de 1977 con otros siete prisioneros en jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército que manda el general Suárez Masson, revela que estos episodios no son desbordes de algunos centuriones alucinados sino la política misma que ustedes planifican en sus estados mayores, discuten en sus reuniones de gabinete, imponen como comandantes en jefe de las 3 Armas y aprueban como miembros de la Junta de Gobierno.

4. Entre mil quinientas y tres mil personas han sido masacradas en secreto después que ustedes prohibieron informar sobre hallazgos de cadáveres que en algunos casos han trascendido, sin embargo, por afectar a otros países, por su magnitud genocida o por el espanto provocado entre sus propias fuerzas.

Veinticinco cuerpos mutilados afloraron entre marzo y octubre de 1976 en las costas uruguayas, pequeña parte quizás del cargamento de torturados hasta la muerte en la Escuela de Mecánica de la Armada, fondeados en el Río de la Plata por buques de esa fuerza, incluyendo el chico de 15 años, Floreal Avellaneda, atado de pies y manos, “con lastimaduras en la región anal y fracturas visibles” según su autopsia.
Un verdadero cementerio lacustre descubrió en agosto de 1976 un vecino que buceaba en el Lago San Roque de Córdoba, acudió a la comisaría donde no le recibieron la denuncia y escribió a los diarios que no la publicaron.
Treinta y cuatro cadáveres en Buenos Aires entre el 3 y el 9 de abril de 1976, ocho en San Telmo el 4 de julio, diez en el Río Luján el 9 de octubre, sirven de marco a las masacres del 20 de agosto que apilaron 30 muertos a 15 kilómetros de Campo de Mayo y 17 en Lomas de Zamora.
En esos enunciados se agota la ficción de bandas de derecha, presuntas herederas de las 3 A de López Rega, capaces de atravesar la mayor guarnición del país en camiones militares, de alfombrar de muertos el Río de la Plata o de arrojar prisioneros al mar desde los transportes de la Primera Brigada Aérea, sin que se enteren el general Videla, el almirante Massera o el brigadier Agosti. Las 3 A son hoy las 3 Armas, y la Junta que ustedes presiden no es el fiel de la balanza entre “violencias de distintos signos” ni el árbitro justo entre “dos terrorismos”, sino la fuente misma del terror que ha perdido el rumbo y sólo puede balbucear el discurso de la muerte.
La misma continuidad histórica liga el asesinato del general Carlos Prats, durante el anterior gobierno, con el secuestro y muerte del general Juan José Torres, Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruíz y decenas de asilados en quienes se ha querido asesinar la posibilidad de procesos democráticos en Chile, Bolivia y Uruguay.
La segura participación en esos crímenes del Departamento de Asuntos Extranjeros de la Policía Federal, conducido por oficiales becados de la CIA a través de la AID, como los comisarios Juan Gattei y Antonio Gettor, sometidos ellos mismos a la autoridad de Mr. Gardener Hathaway, Station Chief de la CIA en Argentina, es semillero de futuras revelaciones como las que hoy sacuden a la comunidad internacional que no han de agotarse siquiera cuando se esclarezcan el papel de esa agencia y de altos jefes del Ejército, encabezados por el general Menéndez, en la creación de la Logia Libertadores de América, que reemplazó a las 3 A hasta que su papel global fue asumido por esa Junta en nombre de las 3 Armas.
Este cuadro de exterminio no excluye siquiera el arreglo personal de cuentas como el asesinato del capitán Horacio Gándara, quien desde hace una década investigaba los negociados de altos jefes de la Marina, o del periodista de Prensa Libre Horacio Novillo apuñalado y calcinado, después que ese diario denunció las conexiones del ministro Martínez de Hoz con monopolios internacionales.
A la luz de estos episodios cobra su significado final la definición de la guerra pronunciada por uno de sus jefes: “La lucha que libramos no reconoce límites morales ni naturales, se realiza más allá del bien y del mal”.

5. Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada.

En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar, resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales.
Congelando salarios a culatazos mientras los precios suben en las puntas de las bayonetas, aboliendo toda forma de reclamación colectiva, prohibiendo asambleas y comisiones internas, alargando horarios, elevando la desocupación al récord del 9% prometiendo aumentarla con 300.000 nuevos despidos, han retrotraído las relaciones de producción a los comienzos de la era industrial, y cuando los trabajadores han querido protestar los han calificados de subversivos, secuestrando cuerpos enteros de delegados que en algunos casos aparecieron muertos, y en otros no aparecieron.
Los resultados de esa política han sido fulminantes. En este primer año de gobierno el consumo de alimentos ha disminuido el 40%, el de ropa más del 50%, el de medicinas ha desaparecido prácticamente en las capas populares. Ya hay zonas del Gran Buenos Aires donde la mortalidad infantil supera el 30%, cifra que nos iguala con Rhodesia, Dahomey o las Guayanas; enfermedades como la diarrea estival, las parasitosis y hasta la rabia en que las cifras trepan hacia marcas mundiales o las superan. Como si esas fueran metas deseadas y buscadas, han reducido ustedes el presupuesto de la salud pública a menos de un tercio de los gastos militares, suprimiendo hasta los hospitales gratuitos mientras centenares de médicos, profesionales y técnicos se suman al éxodo provocado por el terror, los bajos sueldos o la “racionalización”.
Basta andar unas horas por el Gran Buenos Aires para comprobar la rapidez con que semejante política la convirtió en una villa miseria de diez millones de habitantes. Ciudades a media luz, barrios enteros sin agua porque las industrias monopólicas saquean las napas subterráneas, millares de cuadras convertidas en un solo bache porque ustedes sólo pavimentan los barrios militares y adornan la Plaza de Mayo, el río más grande del mundo contaminado en todas sus playas porque los socios del ministro Martínez de Hoz arrojan en él sus residuos industriales, y la única medida de gobierno que ustedes han tomado es prohibir a la gente que se bañe.
Tampoco en las metas abstractas de la economía, a las que suelen llamar “el país”, han sido ustedes más afortunados. Un descenso del producto bruto que orilla el 3%, una deuda exterior que alcanza a 600 dólares por habitante, una inflación anual del 400%, un aumento del circulante que en solo una semana de diciembre llegó al 9%, una baja del 13% en la inversión externa constituyen también marcas mundiales, raro fruto de la fría deliberación y la cruda inepcia.
Mientras todas las funciones creadoras y protectoras del Estado se atrofian hasta disolverse en la pura anemia, una sola crece y se vuelve autónoma. Mil ochocientos millones de dólares que equivalen a la mitad de las exportaciones argentinas presupuestados para Seguridad y Defensa en 1977, cuatro mil nuevas plazas de agentes en la Policía Federal, doce mil en la provincia de Buenos Aires con sueldos que duplican el de un obrero industrial y triplican el de un director de escuela, mientras en secreto se elevan los propios sueldos militares a partir de febrero en un 120%, prueban que no hay congelación ni desocupación en el reino de la tortura y de la muerte, único campo de la actividad argentina donde el producto crece y donde la cotización por guerrillero abatido sube más rápido que el dólar.

6. Dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica de esa Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S. Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete.
Un aumento del 722% en los precios de la producción animal en 1976 define la magnitud de la restauración oligárquica emprendida por Martínez de Hoz en consonancia con el credo de la Sociedad Rural expuesto por su presidente Celedonio Pereda: “Llena de asombro que ciertos grupos pequeños pero activos sigan insistiendo en que los alimentos deben ser baratos”.
El espectáculo de una Bolsa de Comercio donde en una semana ha sido posible para algunos ganar sin trabajar el cien y el doscientos por ciento, donde hay empresas que de la noche a la mañana duplicaron su capital sin producir más que antes, la rueda loca de la especulación en dólares, letras, valores ajustables, la usura simple que ya calcula el interés por hora, son hechos bien curiosos bajo un gobierno que venía a acabar con el “festín de los corruptos”.
Desnacionalizando bancos se ponen el ahorro y el crédito nacional en manos de la banca extranjera, indemnizando a la ITT y a la Siemens se premia a empresas que estafaron al Estado, devolviendo las bocas de expendio se aumentan las ganancias de la Shell y la Esso, rebajando los aranceles aduaneros se crean empleos en Hong Kong o Singapur y desocupación en la Argentina. Frente al conjunto de esos hechos cabe preguntarse quiénes son los apátridas de los comunicados oficiales, dónde están los mercenarios al servicio de intereses foráneos, cuál es la ideología que amenaza al ser nacional.
Si una propaganda abrumadora, reflejo deforme de hechos malvados no pretendiera que esa Junta procura la paz, que el general Videla defiende los derechos humanos o que el almirante Massera ama la vida, aún cabría pedir a los señores Comandantes en Jefe de las 3 Armas que meditaran sobre el abismo al que conducen al país tras la ilusión de ganar una guerra que, aun si mataran al último guerrillero, no haría más que empezar bajo nuevas formas, porque las causas que hace más de veinte años mueven la resistencia del pueblo argentino no estarán desaparecidas sino agravadas por el recuerdo del estrago causado y la revelación de las atrocidades cometidas.
Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles.

Rodolfo Walsh. – C.I. 2845022
Buenos Aires, 24 de marzo de 1977.

24 DE MARZO: "LO QUE USTEDES LLAMAN ACIERTOS, SON ERRORES, LO QUE LLAMAN ERRORES, SON CRÍMENES, Y LO QUE OMITEN, SON CALAMIDADES"

por Organizaciones sociales y políticas de la República Argentina. Fotos de la cobertura colectiva de la Agencia Resistir y Luchar (Resumen Latinoamericano, Revista Venceremos, FM Riachuelo)


más de medio millón de argentinos se movilizaron en la ciudad de Buenos Aires

 

En Argentina, el 24 de marzo es el Día Nacional de la Memoria, la Verdad y la Justicia, día así instituido en el año 2002 por el Congreso, y que luego, en 2005, durante la presidencia de Néstor Kirchner, se estableció como feriado nacional inamovible. Se eligió esa fecha en relación con el golpe de Estado ocurrido el 24 de marzo de 1976, cuando una banda de militares cipayos tomó el poder para beneficio de los Estados Unidos y, para sofocar la resistencia patriótica, desde el Estado estos criminales llevaron a cabo un plan terrorista de masacres, torturas y desaparición de personas. El concepto del 24 de marzo es mantener viva la Memoria y la Verdad para luchar por la Justicia; no olvidar la naturaleza nefasta del Mal para mantener viva la necesidad de luchar por el Bien.


24-03-2017: la presencia de los desaparecidos en la multitud de la Patria

Actualmente el presidente Mauricio Macri, a través de un “decreto de necesidad y urgencia”, pretendió cambiar la fecha de este feriado, y estableció que no sea inamovible. La viva oposición social a esta intención impidió el deseo presidencial que consiste -como buen entreguista antinacional que Macri es- en la pretención de corromper la Memoria Histórica para igualar a cipayos con patriotas, a criminales con mártires, a gusanos con honorables, a despreciables con indispensables.

El pueblo argentino contestó ayer con más de medio millón de manifestantes en la Capital Federal, y cientos de miles, incalculables, a lo largo y a lo ancho de todo el país.


24-03-2017:  la voluntad nacional fluye por las calles para recuperar la Soberanía

A continuación, la declaración completa elaborada por las organizaciones populares convocantes, declaración que es el marco político-ideológico de esta desbordante, masiva y magnífica movilización de un pueblo que resiste al cipayaje del contubernio macrista.


24-03-2017: la Plaza de Mayo desborda de Pueblo

A 41 años del Golpe de Estado genocida de Videla, Agosti, Massera, de los grupos económicos, la cúpula de la Iglesia, de la corporación judicial, la Embajada de Estados Unidos, venimos nuevamente a esta Plaza a repudiar los crímenes de lesa humanidad: las miles de desapariciones forzadas, asesinatos y presos políticos; las torturas; el robo de bebés; el funcionamiento de cientos de centros clandestinos de detención, tortura y exterminio; la censura; la mentira organizada; la pobreza programada; una Guerra por Malvinas con delitos de lesa humanidad; la deuda externa que causó hambre por décadas; el exilio al que fueron obligadas miles de personas; el terrorismo de Estado.
Este año, además, venimos a denunciar los enormes retrocesos en materia de derechos humanos que sufre nuestro pueblo: la miseria planificada, la persecución política, la represión y el encarcelamiento de militantes, la pérdida de la soberanía política y económica.
Aquel 24 de marzo de 1976, la Casa de Gobierno fue ocupada por la Junta Militar. Con los sectores civiles del terror, desde ahí se ejecutó un plan criminal y sistemático de exterminio y empobrecimiento del país. Con un modelo económico de exclusión y pobreza, con la represión organizada en cientos de centros clandestinos en todo el país, la planificación del robo de bebés, la militarización de fábricas, la prohibición de la organización política, la entrega del país a los capitales internacionales, esa Junta genocida inició un período cuyo preludio había sido la nefasta Triple A, Alianza Anticomunista Argentina.
Con la coordinación de las dictaduras del Cono Sur a través del Plan Cóndor, toda nuestra región se volvió un lugar de terror y hambre, pero también de luchas y resistencias con la organización social, política, sindical y estudiantil de nuestros pueblos. Hubo miles de presos políticos, miles de exiliados, miles de detenidos-desaparecidos, miles de asesinados en Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia.
En ese contexto de terrorismo de Estado, cuando los genocidas cometían sus crímenes a diario, cuando masacraban a los religiosos tercermundistas, cuando secuestraban a las comisiones internas de las fábricas, cuando desaparecían a los jóvenes estudiantes como los de La Noche de los Lápices, cuando se llevaban a las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, los medios masivos de comunicación que fueron el órgano de propaganda y de acción psicológica de ese plan siniestro del horror, hablaban de cuerpos que aparecían de la nada, o de “enfrentamientos” para ocultar los fusilamientos. Mentían. Organizaban la mentira desde las oficinas de Clarín, La Nación, La Nueva Provincia o la Editorial Atlántida, entre tantos otros. Entre las empresas y grupos económicos responsables de ese plan de exterminio, denunciamos a la Sociedad Rural Argentina, Ledesma, Ford, Fiat, Mercedes Benz, La Veloz del Norte, Acíndar, Dálmine-Siderca, Loma Negra y muchas más. Eran los empresarios del terrorismo de Estado, quienes con la cúpula de la Iglesia, la corporación judicial y la Embajada de Estados Unidos, integraron el sector civil de esa dictadura. Todos esos responsables civiles deben ser juzgados y condenados.
El 24 de marzo de 1976 se dio un Golpe genocida que instaló el terrorismo de Estado. El horror fue planificado desde el Estado. Nadie puede negar la dimensión de esos crímenes ni el número de víctimas, son 30.000 personas que el Estado hizo desaparecer por su militancia. Por eso, porque reivindicamos las luchas de los 30.000 detenidos-desaparecidos, porque nos faltan desde hace más de 40 años y aún no hemos tenido la posibilidad de recuperar sus restos, decimos: ¡repudiamos toda expresión negacionista!

24-03-2017:  Corriente Patria Para Todos

En esta Plaza, recordamos las luchas en los ingenios azucareros, las Ligas Agrarias, el Cordobazo, el Rosariazo y las comisiones internas en las fábricas, el movimiento sindical, estudiantil y popular, la militancia en las organizaciones del Peronismo Revolucionario: UES, Montoneros, FAP, Sacerdotes por el Tercer Mundo y FAL; la tradición guevarista del PRT, Ejército Revolucionario del Pueblo; y las tradiciones socialistas y comunistas: Partido Comunista, Vanguardia Comunista, PCR y PST; y tantos espacios en los que miles de compañeras y compañeros lucharon por una Patria justa, libre y solidaria. Nadie, y menos desde el Estado, puede poner en duda que ¡SON 30.000! Y en esta Plaza, y con todo el pueblo, ante la Casa de Gobierno, gritamos: ¡presentes, ahora y siempre!
También seguimos reclamando la urgente apertura y desclasificación de absolutamente todos los archivos, tanto en el país como en otros lugares del mundo, para saber todos los nombres de los culpables y qué hicieron con los cuerpos de las víctimas. 

24-03-2017: las dos CTA en una misma cabecera

En plena dictadura, vinimos a esta Plaza a exigir saber dónde estaban los desaparecidos. El próximo 30 de abril se cumplirán los 40 años de lucha de las Madres de Plaza de Mayo. Empezaron a caminar acá mismo, mientras a su alrededor tenían a las Fuerzas represivas de la dictadura. Caminaron, denunciaron, reclamaron, buscaron. El pañuelo blanco se conoció en el mundo con el grito que trajeron a esta misma Plaza: ¡aparición con vida! Esas Madres desafiaron al terror y se unieron por la búsqueda de sus hijos, hijas y de los 30.000. Fueron perseguidas, secuestradas, torturadas, desaparecidas y arrojadas en los vuelos de la muerte. Son 40 años de lucha permanente por la memoria, la verdad y la justicia. Son 40 años de ejemplo, perseverancia, solidaridad y compromiso. Queridas Madres, queridas compañeras, a 40 años de lucha, con todo el pueblo en esta Plaza, queremos decirles: ¡Madres de la Plaza, el pueblo las abraza!
Hoy, las Madres abrazan al Pueblo y, recordando el doloroso peso del “mirar hacia otro lado”, las indiferencias y también ciertas nefastas connivencias y complicidades de aquellos trágicos años, hoy proclamamos y pedimos: nunca más el silencio.

24-03-2017:  “Resistir y Luchar”

Acá, y en todas las plazas del país en las que también hay marchas y actos, reivindicamos las luchas de los 30.000. Lo dijimos siempre, y más ahora, en tiempos en los que intentan reeditar los discursos del “no te metás”. Nos vamos a seguir metiendo, vamos a seguir denunciando el avasallamiento de derechos por parte del Gobierno antipopular de Mauricio Macri, vamos a seguir exigiendo la libertad para Milagro Sala y todas las presas y presos políticos, vamos a seguir denunciando los despidos, el hambre, el ajuste, la represión y la persecución política, vamos a seguir exigiendo la erradicación de la violencia institucional. No hay errores en las políticas neoliberales: hay hambre planificada.
En la Carta Abierta de Walsh, hoy se pueden volver a leer realidades que vivimos, porque el plan económico de este Gobierno democrático tiene los mismos objetivos que el de Martínez de Hoz: menos derechos para los trabajadores, apertura de las importaciones, destrucción de la industria nacional, aumento indiscriminado de la deuda externa y alineamiento con Estados Unidos y el FMI.

24-03-2017:  “La Cámpora”

La dictadura genocida del 76, con la Doctrina de la Seguridad nacional en la mano, construyó al denominado “enemigo interno” para justificar sus crímenes. Con despidos masivos y fábricas militarizadas, las trabajadoras y trabajadores organizados fueron el sector donde se concentró la mayor cantidad de víctimas. Como sostuvo Rodolfo Walsh en su Carta abierta “cuando los trabajadores han querido protestar, los han calificado de subversivos, secuestrando cuerpos enteros de delegados, que en algunos casos aparecieron muertos, y en otros no aparecieron”.
Hoy, 41 años después del Golpe, han reinstalado un plan económico de exclusión y, nuevamente, los trabajadores y trabajadoras vuelven a ser los principales perjudicados. Tanto en el sector privado como en el estatal, los despidos se cuentan de a miles, mientras intentan que regresemos a tiempos de flexibilización laboral. Los docentes, en reclamo por la paritaria nacional, son atacados no sólo públicamente, sino también con amenazas, como las sufridas por el compañero Roberto Baradel y su familia, hechos que repudiamos enérgicamente. Ese plan económico se complementa con la persecución a los trabajadores organizados, quienes representan la resistencia al proyecto neoliberal. Repudiamos enérgicamente la persecución a trabajadores y acompañamos la lucha que se da en cada lugar del país en defensa del derecho al trabajo, como AGR-Clarín, la cooperativa del Bauen, la Textil Neuquén, Atanor y tantas otras.

24-03-2017:  todos los pueblos y un mismo pueblo unido en la lucha

Los planes económicos de hambre tienen como condición necesaria la represión. Por eso, este Gobierno pretende imponer un protocolo de represión de las protestas sociales. Esa es su respuesta ante un pueblo organizado. Este Gobierno reprime y persigue, como lo demuestra la represión a mujeres en el Encuentro Nacional en Rosario y en la marcha del 8 de marzo, la represión a los pueblos originarios, como la comunidad mapuche de Cushamen, generada para defender los intereses de empresas multinacionales que nos siguen robando el territorio. Los pueblos originarios siguen sufriendo el abandono del Estado, que responde con represión para defender a los empresarios que son socios y amigos de Mauricio Macri, como Joe Lewis. La represión a las manifestaciones populares no son hechos aislados: son órdenes sistemáticas.
¡Basta de represión! ¡Basta de violencia institucional! Siempre lo dijimos y hoy lo repetimos: la represión nunca puede ser la respuesta a la protesta social. Vemos con profunda preocupación el aumento de la violencia institucional, cuyas principales víctimas son los jóvenes, como Ezequiel e Iván, integrantes de la Garganta Poderosa torturados por Gendarmería, las detenciones arbitrarias como sucedió con varios grupos detenidos al pintar murales por la libertad de Milagro Sala, y los controles policiales abusivos en espacios públicos. También seguimos exigiendo que las cárceles dejen de ser lugares de violación de derechos. Asimismo, exigimos el castigo a los culpables de los asesinatos de Luciano Arruga, y de los compañeros Darío Iki Julián y César Méndez, integrantes del Movimiento Popular La Dignidad.
Se hace difícil terminar con las violencias hacia las mujeres cuando hay un Estado que cierra áreas de atención y protección, o con un Poder Judicial patriarcal, que criminaliza a las víctimas, o con un Presidente de la Nación misógino. Hay mujeres que a diario pierden la vida por los femicidios o la trata de personas: mientras sectores del Poder Judicial, las Fuerzas de Seguridad y otros funcionarios, por acción u omisión, sean parte del delito, lejos estaremos de terminar con ese crimen que se roba a diario miles de vidas de mujeres, hombres, niños y niñas para la explotación sexual y/o laboral.
Además, con la excusa de enfrentar a la inseguridad, nuevamente, sectores de derecha pretenden criminalizar a los jóvenes, bajando la edad de imputabilidad. El Estado debe garantizar derechos, no vulnerarlos. El Estado no puede actuar en contra de tratados de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes. Debe tomar medidas inclusivas y de promoción de derechos. Hoy vemos funcionarios más preocupados por meter presos a pibes de 14 años que por garantizarles salud y educación.

24-03-2017:  el camino trazado por los mártires retumba en los pasos de los que luchan

A 35 años de la Guerra por Malvinas, con un gobierno servil de las grandes potencias mundiales, tenemos que defender más que nunca nuestra soberanía. No podemos aceptar que organismos del Estado distribuyan mapas oficiales sin nuestras islas, como hizo el Ministerio de Desarrollo Social. Y así como apoyamos el proceso de identificación de los 123 cuerpos que siguen sin nombre en el cementerio de Darwin, acordado entre Argentina, Inglaterra y la Cruz Roja, seguimos exigiendo que se investiguen los crímenes de lesa humanidad cometidos contra los soldados argentinos y que se apoye y acompañe desde el Estado a los ex combatientes. ¡Las Malvinas son argentinas!
Nuestra identidad está en permanente construcción. Día a día, seguimos buscando a los nietos y nietas que faltan. Nacieron en el cautiverio de sus madres o fueron secuestrados junto a sus padres. Desde entonces, los seguimos buscando. Hasta ahora, hemos encontrado 121 de esas verdades, pero faltan muchas más. Por eso, al cumplirse en octubre los 40 años de lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo, seguimos necesitando que todo el pueblo se comprometa en la búsqueda de los más de 300 hombres y mujeres que viven bajo una identidad falsa. Si tienen algún dato que pueda contribuir a ese encuentro, por favor, díganlo. Hablen con ese posible hijo de desaparecidos para que se anime a dar el paso. Si dudan sobre su identidad, por favor, acérquense. También necesitamos que se rompan los pactos de silencio de los genocidas, quienes saben qué niños y niñas nacieron, en qué centro clandestino, a dónde fueron entregados y cuáles son las familias apropiadoras. Sin esa verdad, sin cada nieto con su familia, la deuda de nuestra democracia sigue siendo enorme.
En esta Plaza somos miles. Incluso, tal vez ya estén por acá los bisnietos, quienes también tienen derecho a conocer su identidad. Por eso, porque la identidad es un derecho, les pedimos que no se queden con la duda y se acerquen a las Abuelas: no sólo se van a encontrar con la verdad, sino también con el abrazo y el amor de la familia. Son 40 años buscando encuentros, 40 años encontrando verdades. Juntos, podemos vencer al miedo: ya es tiempo de encontrarnos.

los “mercaderes del templo” no tienen Patria; son la base del cipayaje

En esos mismos pactos de silencio de los genocidas está la información para saber dónde están los cuerpos de los miles de desaparecidos. Nos deben eso: después de 41 años, seguimos necesitando saber dónde están. A la desaparición forzada le siguieron años, y luego décadas, sin saber dónde están los cuerpos de nuestros familiares y compañeros. Necesitamos esa verdad de manera urgente, como también necesitamos que el Estado responda dónde está Jorge Julio López, a más de 10 años de su segunda desaparición forzada.
La búsqueda de justicia comenzó en pleno genocidio con la presentación de habeas corpus y reclamos y denuncias ante organismos nacionales e internacionales. La recuperación de la democracia permitió que las Juntas militares fueran juzgadas en 1985, pero las leyes de impunidad volvieron a poner a los genocidas en las calles. Sin embargo, nuestro pueblo siempre siguió luchando por Memoria, Verdad y Justicia en la Argentina y otros países. Así, se abrieron procesos judiciales en el exterior, mientras en el nuestro sólo podían avanzar las causas por apropiación. En el 2003, las luchas del pueblo fueron reconocidas en políticas de Estado. Desde el año 2003 hasta el 2015, con los Gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, se tomaron decisiones históricas en nuestro país, especialmente en las respectivas a las políticas de Estado de Memoria, Verdad y Justicia: se declaró la nulidad e inconstitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida, Punto Final e Indultos, se reabrieron los juicios, fueron señalizados los ex centros clandestinos de detención, tortura y exterminio, y muchos de ellos recuperados como espacios de memoria. Un Presidente de la Nación, Néstor Kirchner, pidió perdón en nombre del Estado.

24-03-2017:  “hijos que parieron madres”

Hoy vemos cómo Mauricio Macri retrocede y se niega a hablar de los desaparecidos. A la par, vemos cómo sus funcionarios se reúnen con asociaciones que reivindican el terrorismo de Estado y además ejercen el negacionismo, como Gómez Centurión o Darío Lopérfido.
Los juicios a los genocidas se constituyeron en un ejemplo ante el mundo. Con todas las garantías constitucionales respetadas para los imputados y sin tribunales especiales, los juicios siguen en todo el país, porque ya son parte del pueblo argentino. Ya hay más de 750 genocidas condenados y vamos a seguir luchando por más Memoria, Verdad y Justicia, y para que el Estado no retroceda en sus responsabilidades. No vamos a permitir impunidad: el único lugar para un genocida es la cárcel común, perpetua y efectiva, no lo son sus casas ni las cárceles de lujo, como Campo de Mayo.
Tenemos que volver a denunciar que el Gobierno de Mauricio Macri no sólo cobija funcionarios negacionistas, sino que, además, gestiona retrocesos en las políticas de Memoria, Verdad y Justicia. Desde la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, se retiró la querella contra el civil de la dictadura Alejandro Reynal, no se apeló el sobreseimiento a Magnetto, Herrera de Noble y Mitre por Papel Prensa y se vaciaron espacios como el Programa “Verdad y Justicia”, clave en la colaboración con el Poder Judicial para impulsar investigaciones y causas. También fueron desmanteladas las Direcciones de Derechos Humanos del Ministerio de Seguridad y el Banco Central, dedicadas a buscar documentación de la dictadura y corre el mismo riesgo el equipo de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa. Hoy vemos cómo estos discursos negacionistas y estos mensajes de desidia y desinterés del Gobierno operan sobre el Poder Judicial.
Repudiamos el accionar de una parte del Poder Judicial que hoy representa un peligro para el juzgamiento de los responsables del horror. Denunciamos las sentencias que consagran la “teoría de los dos demonios”, como la de la Masacre de Capilla del Rosario, y la impunidad de la participación civil, casos como el de Carlos Pedro Tadeo Blaquier, dictados por las Salas III y IV de la Cámara Federal de Casación Penal. En ese sentido, es responsabilidad de la Corte Suprema de Justicia de la Nación impedir que la Cámara de Casación vuelva a frenar estos juicios, revocando estos fallos y también confirmando otros que dejaron en claro que el terrorismo de Estado empezó mucho antes del Golpe del ´76, como el de la Masacre de Trelew. No alcanza con reuniones y declaraciones: de los jueces, queremos que agilicen los juicios, sentencias que reconozcan el terrorismo de Estado y que hagan justicia.
En el año que pasó también se consiguieron logros importantes. Por primera vez un empresario, Marcos Levín, fue condenado por crímenes de lesa humanidad. Por primera vez un juez fue condenado por entregar a una hija de desaparecidos, adoptada ilegalmente. En Córdoba se dictó una sentencia histórica por los crímenes de La Perla. Vamos a seguir militando para que cada vez sean más, para que cada vez haya más genocidas en la cárcel. En esta misma plaza reclamamos que el Poder Judicial investigara si César Milani había cometido delitos de lesa humanidad. Hoy celebramos que la justicia haya avanzado y una vez más gritamos bien fuerte ¡JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS!

24-03-2017:  “por el revolución y el socialismo”

Los juicios por delitos de lesa humanidad necesitan el compromiso de los tres Poderes del Estado. Una vez más, exigimos al Poder Legislativo que conforme la Comisión Bicameral para la investigación de la participación civil en delitos de lesa humanidad, como también reclamamos que cesen los intentos de remover a la Procuradora General, Alejandra Gils Carbó.
Estamos acá, en esta Plaza, en el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Meses atrás, el Gobierno intentó mover este feriado para convertirlo en un día de paseo y con el objetivo de reducir las movilizaciones. Pero eso es imposible: nuevamente, somos miles en las calles y plazas del país. El 24 de marzo es una fecha en la que nuestro pueblo recuerda, reivindica, denuncia y fortalece la lucha.
Además, en este marzo de movilizaciones, fuimos miles de personas en las calles y las plazas apoyando la lucha docente en defensa de la educación pública, miles apoyando el paro y la movilización de las mujeres en la lucha contra el patriarcado, miles de trabajadores y trabajadoras reclamándole al Gobierno por nuestros derechos.
A 41 años del Golpe, reafirmamos nuestro compromiso con el proyecto de país por el que lucharon los 30.000 y todos los compañeros y compañeras de nuestros países hermanos, organizados contra las dictaduras de la región. Seguimos defendiendo esta Patria Grande, a pesar de los ataques permanentes, como el año pasado con el golpe a la compañera Dilma Rousseff, con los intentos de derrocar a Nicolás Maduro o de debilitar el Gobierno de Evo Morales. ¡Fuerza, compañeros y compañeras de la Patria Grande!
Basta de discriminar a las personas migrantes. Repudiamos enérgicamente las medidas dispuestas para poner en funcionamiento una cárcel para migrantes, como también los intentos para institucionalizar la discriminación y xenofobia. Somos pueblos hermanos y lo seguiremos siendo. Quienes gobiernan, deben entenderlo y respetarlo.
Los gobernantes también deben escuchar los reclamos por la libertad de Milagro Sala, Gladys Díaz, Mirta Aizama, Alberto Cardozo, Mirta Rosa Guerrero, Javier Nievas y Graciela López, integrantes de la Organización Tupac Amaru, presos y presas políticas del Gobernador Gerardo Morales, el Presidente Mauricio Macri y el empresario responsable de crímenes de lesa humanidad, Carlos Pedro Tadeo Blaquier.
Una Argentina con presos y presas políticas como Milagro Sala, situación cuestionada incluso por organismos internacionales, con miseria planificada como realidad en cada familia, con precios que suben mientras los salarios bajan, con represión como respuesta sistemática a la protesta social, con desocupación masiva, con fábricas que deben cerrar mientras se abren todas las puertas del país a la importación, con el miedo y la persecución política como amenaza, la persecución a sindicatos opositores, con un mercado interno que privilegia a las multinacionales por sobre las pequeñas y medianas empresas nacionales, con un plan económico de exclusión de las mayorías, con genocidas y golpistas desfilando en actos oficiales.
Éste no es el país por el que lucharon los 30.000. Por eso, porque nacimos en sus luchas y viven en las nuestras, vamos a seguir luchando por una Argentina para todos y todas, con libertad, inclusión, igualdad y solidaridad. Cuando la violencia, el hambre y la exclusión son organizados desde el Estado de manera sistemática, no hay errores: lo que hay es un Gobierno que avasalla los derechos del pueblo.
A 41 años del Golpe cívico-militar, denunciamos el mismo plan económico y sostenemos la misma lucha. Por eso, exigimos: ¡BASTA DE MISERIA PLANIFICADA!
Ante un Gobierno que vulnera los derechos del pueblo, seguimos respondiendo con lucha, compromiso y solidaridad. Vamos a seguir en las calles, las plazas, las luchas. Vamos a seguir gritando ¡PRESENTES! por los 30.000, porque detrás del negacionismo está el intento de olvido, y detrás del intento de olvido está la intención de desmovilizarnos, de volver a “foja cero” las luchas. No nos han vencido: ¡estamos acá, en unidad, con el pueblo, con las banderas de los 30.000 en alto!

24-03-2017:  manifestantes con la foto de la heroína Norma Arrostito

Mañana se cumplirán 40 años de aquel 25 de marzo de 1977, cuando los genocidas de la ESMA masacraron a Rodolfo Walsh. A poco más de un año del inicio del Gobierno de Mauricio Macri, con las palabras de Walsh, decimos: “lo que ustedes llaman aciertos, son errores, los que reconocen como errores, son crímenes, y lo que omiten, son calamidades”.

¡LIBERTAD A LAS PRESAS Y PRESOS POLÍTICOS!

¡RESTITUCIÓN DE LA IDENTIDAD DE LOS NIETOS Y NIETAS!

¡JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS!

¡BASTA DE REPRESIÓN AL PUEBLO!

¡BASTA DE MISERIA PLANIFICADA!

¡30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS: PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE!

¡30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS: PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE!

¡30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS: PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE!

jueves, 16 de marzo de 2017

LAS CTA PONEN FECHA EL 30 DE MARZO PARA EL PARO NACIONAL

En un plenario conjunto realizado el 14 de marzo, con la participación de más de 2 mil delegados y secretarios generales de todo el país, las dos CTA (la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores) definieron como fecha del paro nacional el 30 de marzo, tomando como referencia el histórico paro nacional del 30 de marzo de 1982, que fue el preludio de la caída de la dictadura militar.

A continuación, el discurso de los secretarios generales de ambas CTA, Hugo Yasky (CTA de los Trabajadores) y Pablo Miceli (CTA Autónoma)

 

columnas marchando en la movilización del 7 de marzo

 


Hugo Yasky

Primero expresarles la emoción que tenemos porque no es un plenario más. Esta fecha va a quedar en la historia de la clase trabajadora argentina y en la historia nuestra. Particularmente en la historia nuestra. Es el primer plenario unificado en esta apuesta que hemos hecho a volver a darles a la CTA, la Autónoma y la de los Trabajadores, a los trabajadores y trabajadoras, que nosotros representamos, y a muchos otros, que no están en la CTA, pero que hoy ven, en esto que representa nuestra construcción sindical, una expectativa, una alternativa, un camino, una voz legítima.
Decía es volver a darnos la oportunidad de la unidad. Y esto debemos defenderlo a muerte. Siempre hay en el camino de la unidad, aquéllos que van a tratar de poner palos en la rueda. Pero hay que hacer el esfuerzo. Hay que tener la perseverancia, la obstinación, de saber que en momentos en que sufrimos una agresión a escala nunca antes conocida, porque hoy, el gobierno de Macri, no es un gobierno más de la derecha de la Argentina. Hoy el gobierno de Macri es el gobierno de la clase dominante. Nunca como antes en la Argentina, por lo menos, desde que conocemos la democracia, nos había gobernado la clase dominante y los sectores vinculados a los intereses multinacionales de esa clase dominante.
Esto solo bastaría para explicar por qué hoy crece la desocupación. Por qué hoy en el medio de la apertura económica, que algunos festejan, son muy pocos, empiezan a desmoronarse las pequeñas y medianas empresas. Empiezan a desaparecer los que generan 8 de cada 10 puestos de trabajo. Esto explica también, por qué la obstinación, por qué esa especie de actitud pertinaz, que pretende bajar el costo salarial, como si eso fuese lo único que le va a garantizar a la Argentina esa competitividad de la que hablan los empresarios. Este es un gobierno que vino a llenarse los bolsillos y a llenar los bolsillos a los que tienen la sartén por el mango y viene a destruir el salario, las conquistas; viene a arremeter contra la democracia. Estos que se llenaban la boca hablando que había que dejar atrás la Argentina de la confrontación, que había que ir a una República transparente; a una República en la que se respetaran los derechos, hoy tienen a una presa política como Milagro Sala, hace más de un año y ninguno se hace cargo de eso.
Y va a ser así, la garantía de que para Milagro, en el final del camino, va a estar la libertad, es el pueblo luchando en la calle, y también el repudio popular para Morales, y esa garantía va a ser el pueblo luchando en la calle.
Estamos viviendo momentos históricos en la Argentina. Cuando nosotros hace más o menos 20 días, dijimos que marzo iba a quedar en la historia de las luchas populares, algunos periodistas se sonreían socarronamente y pensaban que se trataba simplemente de una frase echada al azar. Pero marzo está quedando en la historia de las luchas populares. No se van a olvidar las jornadas históricas de las movilizaciones, del paro de los docentes en defensa de la escuela pública, de las paritarias libre, porque hoy es un caso testigo el de los docentes.
Y va a quedar también en la historia ese acto multitudinario, la movilización más grande que se haya conocido desde que gobierna Macri. Ese acto, hecho en un lugar extraño, de difícil acceso, hecho por algunos que esperaban que con esa dificultad para entrar iban a desalentar la participación popular, pero lo cierto es que el pueblo dijo Basta, y fue con la CGT y fuimos con la CTA, y ahí reclamó el Paro General que el pueblo argentino vine pidiendo desde hace meses.
Nosotros, las dos CTA, fuimos a ese acto, convencidos de que hay que apuntalar la unidad en la acción; convencidos que hay que estar ahí, donde nuestro pueblo, en que jornadas que van a ser históricas, va a dirimir la pulseada contra este gobierno, que cuando empiece a perder lo poco que todavía le queda de adhesión popular, se va a replegar sobre si mismo y va a generar situaciones de represión. Pero cuando hay represión, solamente las manos en la espada con el pueblo en la calle, y por eso nosotros, el día 7 fuimos a la convocatoria de la CGT absolutamente conscientes de que por encima de las diferencias había que privilegiar la unidad en la acción.
Pero también está claro que la unidad en la acción, tiene un límite. No vamos a estar esperando indefinidamente que las vacilaciones, que las traiciones, y que las jugadas de algunos sectores de la CGT, que tratan de alargar la luna de miel con el presidente Mauricio Macri, nos lleven atrás de convocatorias que finalmente nunca se corporizan. Por eso nosotros, junto a los compañeros de la CTA Autónoma, junto con Pablo Micheli decidimos convocar a este plenario, para decir con todas las letras: Vamos con la unidad en la acción y esa unidad en la acción, si no tiene la convocatoria que se espera desde la CGT, esa unidad en la acción, si no tiene la convocatoria que se espera desde la CGT, esa unidad en la acción tiene que tener la unidad en la acción de las dos CTA, para demostrar que el tiempo de la resistencia contra Macri no admite más demoras.
Por eso hicimos los plenarios en todo el país. Por eso hoy ustedes vienen acá con un mandato muy claro: ponerle fecha al paro general.
Y tenemos que llegar al paro general, como venimos transitando estos meses y estos días. Tenemos que llegar al paro general en la calle, acompañando la lucha de los compañeros docentes. Entre el 20 y el 22 de marzo una Marcha Federal Educativa, que va a conmover al país; que va a arrancar de cada provincia; que va a recorrer, no las calles de la Argentina. Va a recorrer el alma y el corazón de nuestro pueblo, por lo va a poner de pie. Ahí tenemos que estar todos todos los CTA; todos los movimientos sociales, porque ésta es nuestra lucha. No es sólo el paro docente. Es unir la lucha de la clase trabajadora contra ellos.
Tenemos que llegar al paro movilizándonos multitudinariamente el 24 de Marzo para decirle a Macri: vos, que querías hacer movible el 24 de Marzo; vos que descendés de aquéllos que fueron cómplices de la dictadura genocida, mirá el pueblo en la calle y entendé, que la Memoria, la Verdad y la Justicia no se negocian.
Y en esa consecuencia, y con esa convicción, reivindicamos, como fecha del Paro Nacional, el 30 de Marzo.
Hay una línea histórica, una línea de coherencia, entre nosotros y los que tenemos de la vereda de enfrente. Para la clase dominante argentina hay una línea que nos une con aquéllos que fueron parte de la dictadura cívico-militar. Fue una dictadura de clase. Y para nosotros, de este lado, también hay una línea histórica, y hay lazos de sangre, con José Benedicto Ortiz el compañero asesinado en Mendoza; con Dalmiro Flores, el compañero asesinado el 30 de marzo por marchar en la calle, contra la dictadura militar, en el año 1982.
Sé que hoy tenemos la oportunidad de que esta historia de unidad de las dos CTA, no sea el producto de un acuerdo en un salón a puertas cerradas.
Esta unidad tiene que ver con la lucha. Esta unidad tiene que ver con el compromiso de clase. Esta unidad tiene que ver con la decisión de sostener con autonomía, en confrontación contra el propio Macri, contra los ajustadores, contra el imperialismo yankee, reivindicar los movimientos populares y democráticos de América Latina, los gobiernos de izquierda y decirle al mundo: La clase trabajadora argentina, el pueblo argentino, no se entregan.
Gracias compañeros, por esta oportunidad que nos estamos dando.

Pablo Micheli

Muy impactado por este plenario. No es que no hayamos estado reunidos con los compañeros de la mesa en otros plenarios. Miles de plenarios durante nuestra militancia, dentro de la CTA, nuestro sindicato, pero éste era un desafío. Más allá que Hugo, yo, algunos dirigentes de las dos CTA nos pudiéramos sentar a discutir la posibilidad de construir un camino que fuera un poco más allá de lo que fue el año pasado, que no fue menor, fue muy importante. Que le dimos una pelea muy fuerte a la entrega del macrismo y a la complicidad sindical. Esa complicidad sindical que se sigue mostrando todavía, como ocurrió el 7 en el palco que montaron ahí, en ese lugar. En esa encerrona trágica, donde pensaban que no iba a ir gente, que apuraron los discursos vacíos de contenido. Esa complicidad de esos dirigentes sindicales que son oficialistas de todos los gobiernos. Los compañeros de ATE los conocen bien. Siempre están. El problema es de los gobiernos que los aceptan, pero ellos son oficialistas de todos los gobiernos que pasen. Ustedes saben bien a qué me refiero. Y como están esos dirigentes estatales, también están los dirigentes del sector privado que siempre han actuado con complicidad, inclusive durante la dictadura militar en nuestro país.
Por eso siempre surgieron en nuestra Argentina, alternativas que la clase trabajadora se fue dando. Hombres y mujeres que fueron peleando para cambiar lo que estaba establecido e instituido. Para decir, acá no es lo único y por eso estuvo la CGT de los Argentinos, el Programa de Huerta Grande, y tantos ejemplos de resistencia y lucha con Tosco, con todos aquellos luchadores que se pusieron la camiseta del pueblo para salir a la calle. Como Germán, en su momento, enfrentando la entrega del menemismo, como los compañeros desaparecidos, como el compañero Arancibia, y tantos otros compañeros que dieron la vida para cambiar esta historia.
Pero lamentablemente en nuestro país, ocurre, parece que es un estigma que tenemos los militantes populares. Un estigma que tenemos quienes estamos en los sindicatos, en las organizaciones sociales, en los partidos del campo popular. Pareciera que aquéllos que traicionan el mandato del pueblo, rápidamente se vuelven a reciclar y aparecen nuevamente en escena.
Cada vez que hay dirigentes que han sido cómplices de la entrega de nuestro país, pasa un tiempito, se esconden y vuelven a aparecer.
Comienza a agotarse ese tiempo, porque no sólo somos los dirigentes y los cuadros, los que empezamos a criticar ese tipo de conducción política, social y sindical, comienza la gente en general, también a hacerlo. Y la expresión del palco del otro día, no fue un orga preparada. Fue la reacción de muchos compañeros y compañeras delegados de base que están podridos que les digan no. Que le muevan el arco todos los días, sin decir cuándo va a ser el paro, y no lo hacen nunca. ¿Por qué? Porque los seduce la mesa de negociaciones. Los seducen las prebendas del gobierno y esto es lo que hay que transformar. Por eso este plenario adquiere una importancia superior, porque se hace en diversidad. Porque no todos los que estamos acá pensamos igual, pero sí hay algo que nos une. Somos de la misma clase. Somos trabajadoras y trabajadores y queremos transformar la realidad. No queremos quedarnos con esta porquería que nos ofrecen. Queremos un país para todos. Un país donde no haya pibes con hambre. Un país en el que haya trabajo digno y un país donde no nos roben y nos esquilmen como lo hace Macri.
Compañeras y compañeros, hay esa complicidad porque no puede haber reforma laboral para flexibilizar en la Argentina, sin complicidad sindical. Pero también hay otra complicidad sindical, que en nombre de que son los más combativos, los más puros, los más inmaculados, terminan haciéndole el juego al enemigo. Siempre terminan rompiendo y siempre terminan buscando irse, paralelamente a la marcha que hacemos. Siempre terminan diciendo que no hay que juntarse. Que la unidad de la base es un negocio del kirchnerismo, o que no hay que estar juntos porque somos dos cosas distintas. Y la verdad que los trabajadores y las trabajadoras piden a gritos en todas partes unidad para derrotar el ajuste. No hay destino sino hay unidad. Poca grandeza tendríamos los dirigentes si no escuchamos el clamor de nuestro pueblo.
Y no necesitamos que nos vengan a decir nada. Recorremos. Estamos en todos los sectores donde hay conflicto y todos los compañeros y compañeras reclaman ese camino.
Compañeras y compañeros, como dice Hugo, no estamos construyendo la unidad en base a un papelito. Estamos construyendo la unidad al calor de la lucha, y al calor de la lucha con autonomía e independencia. También, no sólo de los partidos y los gobiernos. También autonomía de los que nos quieren llevar de las narices; también autonomía de ese triunvirato que no se pone al frente de la lucha. Y la CTA dice: muy bien señores. Si no lo hacen ustedes, lo hacemos nosotros, porque tenemos decisión, tenemos coraje, para ir a pelear. Tenemos lo que hay que tener, porque sabemos que el camino es la unidad, pero la unidad sin lucha es algo amorfo. La unidad sin lucha es un amontonamiento, una mentira.
No se puede hablar de unidad sentado en un café. Hay que hablar de unidad en cualquier lugar, pero fundamentalmente hay que hablar de unidad cuando van a la calle juntos, defendiéndonos y yendo al frente para derrotar esta política de ajuste. Y ése es el valor de este plenario, que lo anunciamos a principios de este año con Hugo y otros compañeros. Que nos animamos en un contexto de contradicción. No lo vamos a negar ni esconder, que este camino de la unidad no es sencillo. No vamos a esconder que todavía hay cosas que tenemos que saldar entre nosotros. Pero nunca esas cosas nos pueden tapar el bosque. Nunca ese árbol de las diferencias puede estar por encima de lo más importante, que es ver la necesidad de construir poder popular en nuestro país. No se puede construir poder popular si esta CTA no tiene la fortaleza de volver a ser aquella CTA clasista, antiimperialista, como decía Hugo si no tiene la fortaleza de plantarse frente a los gobiernos, sin negar la posibilidad de dialogar. Nosotros tampoco hemos sido inconscientes como para no dar el diálogo. Pero no vamos al diálogo a firmar lo que quiere el gobierno. Si vamos al diálogo va a ser para plantear los temas que están acuciando a la clase trabajadora, a los jubilados, a los movimientos sociales, para ir a plantear que la gente no aguanta más; que acá hay que resolver cuatro o cinco puntos de manera inmediata y fundamentalmente, modificar el rumbo económico. Y el gobierno no quiere hacer eso. No va a hacer eso. ¿La CGT cree que el gobierno va a cambiar y va a modificar? La única forma para que cambie, será porque lo obliguemos y la única forma de obligarlos es con paro nacional, con mucha lucha, que no se agota el 30 de marzo.
Esta no es una batalla de un día, compañeras y compañeros. La derecha llegó al gobierno con el voto de la gente. Llegó con una mayoría, mínima, pero llegó. Y ése es un problema. No es lo mismo que el gobierno de este dictador de Brasil, Temer, que llegó al gobierno con un golpe de estado a Dilma. No es lo mismo que le pasó a Lugo en Paraguay. Lamentablemente, acá tenemos a este tipo que se está poniendo como líder de la derecha de toda la región y de gran parte del mundo. No se lo puede combatir solamente con consignas. Hay que debatir ideas y hay que discutir mucho con los compañeros que siendo combativos están dispuestos a luchar, pero siguen agarrados de sus viejas estructuras. Siguen creyendo que no pueden. Entonces mañana la CGT toca pito y se olvidaron de lo que pasó el 7 de marzo y se olvidaron de la historia. No hay que olvidarse de la historia. Nosotros tenemos que ir para adelante, pero con los espejos retrovisores puestos, sin olvidar que hubo mucha traición a los trabajadores y al pueblo. Sin olvidar, pero teniendo en cuenta que nunca hay que romper los puentes con los que quieren luchar.
Por eso, compañeras y compañeros, no me voy a extender. Queremos escuchar a varios compañeros que se han anotado. Queremos escuchar la opinión de los compañeros camino al paro. Queremos escuchar qué va a pasar de aquí en más.
Estoy totalmente de acuerdo que el 30 de marzo, por estas motivaciones que Hugo acaba de explicar, por lo que significa en la memoria colectiva, por Dalmiro Flores; por las luchas que se dieron en aquel tiempo, en el año 82, con la dictadura, el 30 de marzo tiene que ser la fecha del paro nacional. Debemos mantenernos firmes, pero tiene que ser un paro nacional, no quedándonos en la casa. Paro nacional con movilización a la Plaza de Mayo. Paro nacional con movilización en todas las ciudades importantes de la Argentina.
Paro nacional activo, aunque la CGT le ponga otro día. Después discutiremos a ver si unificamos o no. Pero en principio, este plenario tiene que salir con la firmeza de que esta unidad de las CTA no es para hablar al pedo. Es para poner fecha a la lucha, acompañar a todos los que luchan a lo largo y a lo ancho de Argentina.
Fuerza, compañeras y compañeros. Vamos a definir con toda la fuerza que nos da este camino de la unidad.

jueves, 16 de febrero de 2017

EL GOLPE DE ESTADO ANTI-FLYNN DEL "ESTADO PROFUNDO", EXPLICÁNDOLO DE LA MANERA MÁS CLARA POSIBLE

por The Saker, en The Vineyard of The Saker. Traducción de Leonardo Del Grosso, en Comunidad Saker Latinoamérica


Bueno, mi sensación es que un gran número de comentaristas están malinterpretando la naturaleza de lo que está pasando. Por lo tanto, esta vez, en lugar de escribir un análisis, lo voy a explicar con un estilo simplificador y, con suerte, hacer un mejor trabajo sobre lo que queremos esclarecer. Así que, aquí vamos.
1- ESTO NO ES SOBRE FLYNN. Permítanme repetirlo una vez más. ¡ESTO NO ES SOBRE FLYNN!!! Por favor, no vengan a decirme que Flynn estaba equivocado en Irán, en el Islam o en China. Estoy de acuerdo. Pero, == >> ¡ESTO NO ES SOBRE FLYNN!!! << ==
2- ESTO ES SOBRE EL PODER. Como por ejemplo ¿quién es el jefe? ¿Quién es el número uno? ¿Quién es el perro alfa? ¿El presidente o el “estado profundo”? De eso es de lo que se trata – demostrar a todos quién está a cargo.
3- FLYNN ERA UN SÍMBOLO. Él era el símbolo de la idea completa de drenar el pantano de Washington, que es sobre todo las agencias de 3 letras + el Pentágono, de todos modos. Flynn era el tipo que se atrevía a desafiar a la policía de pensamiento y ser amable con los rusos. Flynn era el hombre que quería llevar a la CIA y JCS (Joint Chiefs of Staff: Estado Mayor Conjunto) de nuevo bajo el control de la Casa Blanca. Y Flynn era el tipo con contactos con SOCOM (U.S. Special Operations COMmand: Comando de Operaciones Especiales) y JSOC (Joint Special Operations Command: Mando Conjunto de Operaciones Especiales). Flynn tuvo que ser derribado.
4- FLYNN ERA TAMBIÉN UNA PIEDRA ANGULAR. Para bien o para mal, es absolutamente evidente que Flynn fue el cerebro detrás de toda la política exterior de Trump. En algunas cosas Flynn era genial (Rusia), en algunas cosas estaba bien (terrorismo Takfiri), en algunas cosas era ridículo (China) y en algunas cosas era terrible (Irán). Pero eso no es lo que importa aquí. Escuche a Kucinich quien claramente dice que no se trata de Trump o Flynn, sino de un golpe de Estado contra la Presidencia por parte del “estado profundo” de los Estados Unidos. Ahora que Flynn ha sido derribado, no queda “política exterior de Trump”.
5- FLYNN ES TAMBIÉN UN DOMINÓ. Ok, esto es crucial, presta atención ahora. A menudo, Putin ha sido criticado por proteger a sus amigos, incluso cuando estos amigos son culpables de malas acciones. Ahora déjeme hacerle una pregunta simple: ¿Usted preferiría arriesgar su pellejo para Trump o para Putin? Exactamente. Si Trump era un tipo de persona leal, podría haber llamado a Pence y a Flynn a la Oficina Oval, pedirle a Flynn que se disculpara y decirle a Pence que se callara. Pero no hizo nada de eso. Al aceptar la “renuncia” de Flynn, Trump mostró que no protege a los que luchan por él. Definitivamente ahora habrá un efecto de dominó en quienes ahora han entendido lo importante: Trump es débil, los neocons lo sacaron de las pelotas, y Trump te dejará colgando cuando la mierda golpee al ventilador.
6- AL FINAL DEL DÍA, ESTO ES SOBRE EL CARÁCTER DE TRUMP. Eso era la gran incógnita, ¿verdad? Nadie realmente podía anticipar qué clase de presidente sería Trump. Todos, incluyendo precisamente Ud., disfrutaban especulando sobre su ego, su falta de experiencia política, el hecho de que no le debía nada a nadie, que era un negociador, un pragmático de sentido común. Bueno, todavía no sabemos qué tipo de presidente será Trump, pero me temo que ahora sabemos qué tipo de Presidente NO será: NO va a drenar el pantano, NO va a cambiar la subordinación de los intereses nacionales de EE.UU. al Imperio anglo-sionista, NO forjará una histórica asociación con Rusia y NO enviará a los neoconservadores al sótano desde el que reptaron hace 24 años. Si Trump carece de cerebros, espalda o huevos es algo que puede suponerse, pero ahora es dolorosamente claro que entonces tiene mucho más en común con Yanukovich que con Putin.
Como he dicho, se acabó. No por las opiniones de Flynn sobre Irán o el Islam. Sino debido a que Trump ha cedido, se ha quebrado y ahora todo lo que queda es una dolorosa agonía de 4 años. Eso suponiendo que los neoconservadores no lo procesen sólo para disfrutar de su arrogancia y sentido de supremacía.
Francamente, mi corazón le habla a todos aquellos que sinceramente esperaban que Trump fuera el hombre para liberar a los Estados Unidos de los neoconservadores y restaurar el poder de la “cesta de deplorables” sobre las muchas minorías y los intereses especiales. Algunos ahora se complacen en un montón de “te lo dije”, pero estarán equivocados. Esperar lo mejor era lo correcto. Aquellos que votaron por Trump hicieron lo único en su poder para impedir que Hillary ocupara la Casa Blanca. Esa fue la decisión correcta, hicieron lo correcto, tanto moralmente como pragmáticamente.
Pero ahora también tenemos que reunir nuestro coraje y aceptar la realidad de lo que ha ocurrido. Minimizar las implicancias de este profundo golpe de estado no tiene sentido alguno, ni moralmente ni pragmáticamente. Y la realidad es esta:
A los neoconservadores y al estado profundo norteamericano les llevó menos de un mes revertir los resultados de las elecciones presidenciales.
Trump ahora declara que “espera que Rusia devuelva a Crimea“.
Es por sobre el pueblo  – bienvenido (de nuevo) a la guerra entre Rusia y el Imperio.

The Saker

PD: una cosa más. Trump siempre fue, por supuesto, el candidato de una parte del “estado profundo de Estados Unidos”. Trump no apareció ex nihilo, y tampoco Flynn. Está ocurriendo que una facción del estado profundo está luchando contra otra facción del estado profundo. Ahora las élites estadounidenses se han dividido por un tiempo. Pero desde que ahora Trump tiene autoridad legal y los que intentan una revolución de color no lo logran, hablo del estado profundo contra la Presidencia.

martes, 14 de febrero de 2017

ESTADOS UNIDOS VS. IRÁN: UNA GUERRA DE MANZANAS VS. NARANJAS

por The Saker, para The Unz Review, en The Saker. Traducción de Leonardo Del Grosso, para Comunidad Saker Latinoamérica

 

Ayatolá Saiid Alí Jamenei, líder supremo de la Rep. Islámica de Irán

Una de las tareas más frustrantes es tratar de desacreditar los mitos de Hollywood impresos en la mente de los estadounidenses sobre la guerra en general y sobre las fuerzas especiales y la tecnología en particular. Cuando la semana pasada escribí mi columna sobre las primeras SNAFUs de la Presidencia de Trump, casi esperaba que algunos de los puntos que destaqué caerían en oídos sordos y eso efectivamente ocurrió. Lo que me propongo hoy es intentar, una vez más, explicar la enorme diferencia entre lo que yo llamaría “el estilo de guerra estadounidense”, tal como se ve en las películas de propaganda, y la realidad de la guerra.
Comencemos por la cuestión del uso de fuerzas de operaciones especiales e inmediatamente digamos lo que no son: fuerzas de operaciones especiales no son SWAT o fuerzas antiterroristas. La máquina de propaganda estadounidense ha impreso en la mente de la gente en Occidente que si una fuerza es “elite” y se ve “tacti-cool” es algún tipo de fuerza especial. Según ese criterio, incluso algunas policías antidisturbios podrían considerarse como “fuerzas especiales”. Este es, por cierto, no sólo un pecado americano. Los rusos han bajado por el exacto mismo camino ridículo y ahora tienen fuerzas “spetsnaz” en toda Rusia -incluso el equivalente ruso del departamento penitenciario de EE.UU. ahora tiene fuerzas “spetsnaz” para hacer frente a los motines en las cárceles! Del mismo modo, la famosa unidad antiterrorista “A” (erróneamente llamada “Alfa” en oposición al “Delta” estadounidense) es exactamente eso: una unidad antiterrorista y no una fuerza militar especial. ¿Entonces cuáles son, stricto sensu, fuerzas especiales? Son una fuerza militar que participa en el esfuerzo general de guerra pero de manera autónoma y no en apoyo directo de la fuerza de combate principal/convencional. Dependiendo del país y el servicio, las fuerzas especiales pueden ocuparse de una variedad de tareas que van desde proporcionar “asesores” a lo que los estadounidenses llaman operación de acción directa, como el reciente y desafortunado ataque contra el complejo al-Qaeda en Yemen. Al igual que las fuerzas aerotransportadas, las fuerzas especiales han sido mal utilizadas, especialmente cuando no se podía contar con las fuerzas convencionales, pero eso no significa que las fuerzas SWAT y antiterroristas deban ser consideradas como “fuerzas especiales”. Las fuerzas especiales son siempre fuerzas militares y operan en apoyo de operaciones militares.
[Nota al pie: algunos lectores norteamericanos que se sintieron ofendidos por mis afirmaciones sobre que las fuerzas especiales estadounidenses tienen un terrible historial de la vida real, han tratado de contrarrestarme con un argumento lógicamente falaz: ¿qué hay de las fuerzas especiales rusas, ¿son mejores? Los ejemplos que dan son Beslan, Nord-Ost y Budennovsk. Hay dos problemas con este argumento: uno, ninguno de estos acontecimientos puede considerarse como “operaciones especiales” y, dos, incluso si las fuerzas especiales rusas tienen un registro terrible, esto ni siquiera significa que el récord de las fuerzas especiales de EE.UU. es bueno o, aún menos, mejor. Además, estas tres tragedias son totalmente diferentes. La crisis de los rehenes en el hospital de Budennovsk fue, de hecho, un desastre total que tuvo lugar en el contexto de otro desastre total, la primera guerra de Chechenia, y que resultó en 130 civiles muertos de un total de alrededor de 2000. Ese es un 93,5% de rehenes que sobrevivió. Teniendo en cuenta que las autoridades políticas civiles eran, sin duda, las peores de la historia de Rusia y teniendo en cuenta que los secuestradores eran más de 100 endurecidos terroristas chechenos, creo que este no es el “desastre” que a los civiles les gusta imaginar. A continuación, echemos un vistazo a Beslan. Aquí tenemos más de 1000 rehenes con 385 muertes -mucho más que un “desastre”, de hecho. Pero recordemos lo que ocurrió ese día: una bomba, aparentemente una de las más grandes, que se colocó en el pabellón deportivo, explotó, lo que provocó que los civiles locales (padres) asaltaran espontáneamente la escuela. En este punto, las fuerzas antiterroristas simplemente se unieron para salvar a tantas personas como sea posible y muchos de ellos murieron protegiendo a los niños con sus propios cuerpos. Simplemente no hay manera de que se pueda culpar por Beslan a las fuerzas antiterroristas rusas. En cuanto a Nord-Ost, esta es una de las operaciones de rescate de rehenes más exitosas de la historia: alrededor de 900 secuestrados son tomados por unos 45 terroristas. Como resultado de la operación, todos los civiles son liberados, todos los terroristas son asesinados y todas las tropas antiterroristas sobrevivieron. Ni una sola bomba fue detonada. Sin embargo, la tragedia sucedió después de la operación cuando los servicios médicos simplemente no tenían suficiente personal para revivir a los rehenes liberados, algunos de los cuales incluso murieron en autobuses en el camino a la atención médica. En teoría, cada uno de estos rehenes había sufrido una anestesia completa (sin ser intubado) y cada uno de ellos necesitaba ser revivido por un equipo médico. En sus peores pesadillas las fuerzas antiterroristas rusas nunca habían esperado lidiar con un número tan grande de civiles que necesitaban atención médica especializada inmediata. Las unidades civiles de respuesta médica de emergencia estaban completamente abrumadas y ni siquiera sabían qué gas había sido utilizado. Como resultado, 130 rehenes murieron, o alrededor del 15% de los rehenes. Si los rusos no hubieran decidido usar gas, la cifra  más probable de víctimas habría sido más de 500, si no más. Eso no es lo que yo llamaría un fracaso de toda la operación, incluido el apoyo civil. En términos de pura operación antiterrorista es probablemente la operación de liberación de rehenes más exitosa de la historia. Permítanme terminar esta nota al pie con una simple pregunta: ¿cuándo fue la última vez que una fuerza antiterrorista en Occidente tuvo que lidiar con una situación que involucró a más de 1000 rehenes tomados por un gran número de despiadados terroristas militarmente entrenados?]
Si uno está absolutamente decidido a evaluar el registro ruso sobre operaciones especiales, señalaría la captura del Aeropuerto Internacional de Ruzyne, en Praga, en 1968, la toma del Palacio Tajbeg en Afganistán, en 1979 y, por supuesto, la operación rusa para reincorporar a Crimea, en 2014. Pero, una vez más, no hay necesidad lógica de demostrar que los rusos pueden hacerlo bien/mejor para afirmar que los estadounidenses no pueden.
Ahora pasemos al asunto de una posible guerra entre Irán y los Estados Unidos.
El razonamiento más tonto posible para evaluar los posibles resultados de un ataque estadounidense contra Irán sería comparar todas las tecnologías disponibles para ambos países y llegar a algún tipo de conclusión. Para un ejemplo sobre ese tipo de tonterías, eche un vistazo a este artículo típico. En general, la obsesión con la tecnología es una típica patología norteamericana que es un resultado directo de la intervención en guerras en el extranjero contra enemigos ampliamente abatidos. Yo lo llamo la visión del ingeniero de la guerra, en contraposición a la visión del soldado. Eso no quiere decir que la tecnología no importa, sí, pero las tácticas, las operaciones y la estrategia son mucho más importantes. Por ejemplo, mientras es cierto que un moderno M1A2 Abrams es muy superior a un antiguo T-55 soviético, hay circunstancias (altas montañas, bosques) donde el T-55, utilizado apropiadamente, podría ser un tanque mucho mejor. Del mismo modo, las aparentemente anticuadas armas antitanque WWII se pueden utilizar con efecto devastador contra modernos APC (Armoured Personnel Carrier: en español está definido como transporte blindado de infantería) de la misma manera como armas anticuadas de defensa anti-aérea se pueden convertir en vehículos de respaldo de fuego de asalto absolutamente aterradores.
En el caso del ataque estadounidense contra Irán, sólo un completo ignorante podría suponer que tan pronto como los iraníes detecten el ataque de los Estados Unidos pelearán con su fuerza aérea, en su mayor parte anticuada, para intentar lograr superioridad aérea o que esperarán detener el ataque estadounidense usando sus defensas anti-aéreas. Permítanme recordarles a todos que Hezbollah hizo exactamente cero uso de sus defensas anti-aéreas (sólo MANPADS -MAN-Portable Air-Defense System- de todos modos) durante el ataque israelí contra el Líbano en 2006 y eso no impidió que Hezbollah infligiera a las Fuerzas de Defensa Israelí la derrota más aplastante de su historia. ¿Por qué?
Porque generalmente el modo de guerra estadounidense no funciona realmente. ¿Qué quiero decir con “American way of war”? El uso de ataques aéreos y ataques con misiles para degradar las capacidades del enemigo a tal grado que le obliga a rendirse. Esto fue aplicado contra el ejército serbio en Kosovo y resultó en un abyecto fracaso: las fuerzas serbias sobrevivieron completamente ilesas los 78 días de bombardeos masivos de la OTAN (unos pocos MBT -Main Battle Tank- y APC se perdieron, eso es todo). Cuando ese fracaso se hizo evidente para los comandantes de la OTAN, ellos hicieron lo que el ejército estadounidense siempre hace y se volvieron en contra de la población civil serbia en represalia (lo mismo que los israelíes en Líbano, por supuesto) mientras ofrecían un trato a Milosevic: tú te rindes y nosotros te dejamos en el poder. Él aceptó y ordenó a los militares serbios que salgan de Kosovo. Este fue un éxito político espectacular para la OTAN, pero en términos puramente militares fue un desastre (bien ocultado de la opinión pública occidental por cortesía de la mejor máquina de propaganda de la historia).
En un caso, sólo una vez, el “American way of war” funcionó realmente como se propagandizó: durante la primera Guerra del Golfo. Y hay una buena razón para eso.
Durante la Guerra Fría, los planificadores y estrategas militares estadounidenses habían desarrollado una serie de conceptos para prepararse para una guerra en Europa contra la Unión Soviética. Tales conceptos incluían la doctrina de la Batalla de Aire-Tierra (AirLand Battle) o el Ataque a las Fuerzas Subsiguientes (FOFA: Follow-on-Forces Attack) que no discutiré detalladamente aquí, sino que todo puso un pesado énfasis en los sistemas de reconocimiento-ataque de largo alcance y el uso de las fuerzas aéreas para derrotar una supuesta superioridad convencional soviética, especialmente en blindaje. Creo que estas son doctrinas fundamentalmente firmes que podrían haberse utilizado con eficacia en el teatro europeo. Cuando Irak invadió Kuwait, los Estados Unidos habían afilado estos conceptos hasta la casi perfección y las fuerzas armadas de los Estados Unidos estaban bien capacitadas para aplicarlos. Saddam Hussein cometió entonces una serie de errores imperdonables, el peor de los cuales fue dar a los Estados Unidos muchos meses para desplegarse en el Reino de Arabia Saudita (esto contradice descaradamente la doctrina militar soviética, lo que me dice que Sadam Husein no escuchó a estos capacitados generales soviéticos o que estos generales tenían miedo de opinar).
Al parecer, Saddam Hussein creía que, después de haber luchado contra los iraníes durante la guerra entre Irak e Irán (1980-1988), estaba listo para enfrentarse a Estados Unidos. Bueno, no lo estaba. De hecho, la forma en que los iraquíes se prepararon para un ataque estadounidense fue un sueño hecho realidad para los planificadores y analistas militares estadounidenses porque Saddam les dio el objetivo absolutamente *perfecto*: grandes formaciones blindadas desplegadas en un desierto sin cobertura aérea. Los Estados Unidos, que durante años se habían preparado para combatir a un ejército convencional soviético mucho más sofisticado en el complejo terreno del centro de Europa (bosques “Mischgelende” {por Michael Ende, autor alemán de literatura fantástica. Nota del traductor}, muchos pueblos y poblados, torrentes rápidos, empinadas colinas y riberas, etc.) simplemente no podían creer tanta suerte: los iraquíes se desplegaron de la peor manera posible convirtiéndose en un blanco ideal, mucho más fácil de hecho que lo que se practicaba en los entrenamientos en el desierto de los Estados Unidos. El resultado era predecible, los EE.UU. simplemente aplastaron a los iraquíes y casi no sufrieron bajas.
¿Adivine quién observó eso con atención desde el otro lado de la frontera?
Los iraníes, por supuesto.
Si alguien cree seriamente que los iraníes se prepararán para un ataque estadounidense de la misma manera como los inmigrantes fastidian a los estadounidenses, tengo algunos buzones para venderles.
Si alguien cree seriamente que los iraníes se prepararán para un ataque estadounidense de la manera en que los inmigrantes fastidian a los estadounidenses, tengo algunos buzones para venderles.
Lo que los iraníes y Hezbolá entendieron perfectamente es que la clave para prevalecer contra los Estados Unidos es negarles el estilo de guerra estadounidense e imponerles un tipo de guerra que aborrecen totalmente. Podemos llamar a eso el modo de guerra iraní. Éstos son algunos de sus componentes clave:
1) Supongamos que los estadounidenses establecerán la supremacía aérea en 24 horas o menos y les negarán cualquier objetivo lucrativo. Suena simple, pero no lo es. Esto requiere una serie de pasos que pueden tardar años en implementarse, incluyendo, pero sin limitarse a, ocultar, endurecer y enterrar profundamente los activos civiles y militares más valiosos, crear una red altamente redundante de comunicación y prepararse para operaciones semiautónomas cuando las comunicaciones fallan, creando un sistema de cooperación civil-militar local para la supervivencia de los servicios esenciales del gobierno, incluyendo la ley y el orden, con procedimientos para compensar la interrupción de la distribución de energía y la destrucción de nodos clave de transporte, etc. Aquí puede estar hablando mi formación suiza, pero supongo que en los últimos 30 años los iraníes han cavado miles de kilómetros de túneles subterráneos y puestos de mando que permiten al país literalmente “ir por debajo” durante todo el tiempo que sea necesario.
2) Desarrollar una serie de tecnologías avanzadas claves como falsificación de GPS, penetración e interrupción de la red informática, guerra de contra-medidas electrónicas, guerra de minado avanzada, operaciones con pequeñas embarcaciones y, por supuesto, los ataques con misiles, no para negar a las fuerzas estadounidenses el territorio iraní, sino para aumentar dramáticamente los riesgos y costos de las operaciones estadounidenses. Esto es un número limitado de avanzados sistemas de defensa anti-aérea que pueden hacer una diferencia crítica, especialmente si son ocultados con éxito.
3) Participar en la “escalada horizontal”: en lugar de desperdiciar esfuerzos para intentar derribar aviones estadounidenses, usar ataques con misiles para destruir los aeródromos (y puertos) estadounidenses en la región. Eso es, por cierto, la doctrina oficial iraní. O atacar a las fuerzas estadounidenses en Irak o Afganistán. Atacar Israel o, mejor aún, el régimen saudita. Forzar a la Armada de los Estados Unidos a participar también en aguas marrones o, a lo sumo, en operaciones de aguas verdes (aquí los submarinos rusos de clase Kilo sobresaldrán) u obligarlos a retroceder y cerrar el Estrecho de Ormuz, (la Marina estadounidense huye de las operaciones de agua marrón y verde, y por una buena razón, la USN es una marina de agua azul por excelencia) y los estadounidenses son extremadamente conscientes de lo que le sucedió a la corbeta israelí, de fabricación estadounidense, Sa’ar clase 5 cuando fue alcanzada por Hezbolá con un misil C-802 de fabricación china.
4) Jugar la carta de tiempo: el tiempo siempre está en contra de los militares de EE.UU. porque la expectativa es una corta, fácil guerra, con tan pocas bajas como sea posible y luego un rápido “fuera”. Los israelíes se quedaron sin gas en 33 días, la OTAN en 78 -por lo que planifiquemos por lo menos un conflicto de 12 meses de duración. Las fuerzas occidentales no tienen poder de permanencia, dejemos que esperen un “quickie” (algo cortito, muy breve. Nota del traductor) y luego veamos cómo reaccionan cuando eso no sucede.
5) Utilizar el tradicional complejo de superioridad y condescendencia tipo la “negrada de arena” (los “negros” del desierto, es decir, de Medio Oriente y África del Norte y/o árabes y musulmanes. Nota del traductor) o “hajis” (fiel del Islam que realizó la peregrinación a La Meca; en boca de los militares yankis es peyorativo. Nota de traductor) y no se moleste en intentar intimidarlos. En su lugar, trate de usar esa mentalidad racista para hacerlos cometer cruciales errores estratégicos, como hizo Irán cuando utilizó falsos iraquíes “desertores” que difundieron la desinformación sobre las armas de destrucción masiva iraquíes no existentes para convencer a los neoconservadores de Estados Unidos para que ataquen a Irak para proteger a Israel. Encuentro en la noción de usar neoconservadores estadounidenses para hacer que Estados Unidos se deshaga de Saddam Hussein y básicamente entregue Irak a Irán nada menos que genio puro. Esto es la razón, por supuesto, de por qué nunca se menciona en las fuentes occidentales.
6) Forzar a los estadounidenses a presentarle más blancos: cuanto más fuerzas de EE.UU. se despliegan cerca de Irán, más objetivos ofrecen a los contraataques iraníes y más se atascan políticamente (como lo demuestra la reciente amenaza iraquí de revocar las visas para los militares estadounidenses en Irak en respuesta a la prohibición temporal de visado de Trump; es una amenaza vacía, pero claramente nadie en la Casa Blanca o “Foggy Bottom” {barrio de Washington DC donde están las oficinas del Departamento de Estado. Nota del traductor} alguna vez consideró tal opción). Básicamente, estando en todas partes las fuerzas de CENTCOM son aborrecidas en todas partes.
Lo anterior son sólo algunos ejemplos de una larga lista de cosas que los iraníes pueden hacer para responder a un ataque estadounidense contra Irán. Podemos esperar que los iraníes presenten una lista mucho más larga y mucho más creativa. Por cierto, no hay nada nuevo ni original en la lista que he hecho arriba, y los estadounidenses son muy conscientes de ello. Hay una razón por la cual aunque los Estados Unidos han llegado tan cerca como estar a horas de golpear a Irán, siempre retrocedieron en el último segundo. Así que tenemos esta interminable tensión de la guerra: los políticos estadounidenses (que creen en su propia propaganda) quieren atacar a Irán, mientras que los especialistas militares estadounidenses (que saben más que creer en su propia propaganda) tratan constantemente de evitar ese ataque. Quiero mencionar aquí al almirante William Fallon, un auténtico héroe y patriota, que declaró sin rodeos acerca de un posible ataque contra Irán “que no estaba de guardia” en desafío directo a sus superiores políticos. Espero que algún día su servicio a su país en una situación muy difícil sea finalmente reconocido.
Una cosa más: Israel y las otras potencias regionales. Son básicamente el equivalente de las verduras que se sirven en un restaurant-parrilla: la decoración. Así como la OTAN es una fuerza fingida, también lo son las FDI (Fuerzas de “Defensa” de Israel) y todo el resto de los lugareños, incluidos los saudíes, al menos en comparación con Irán y Hezbollah. Sí, claro, gastan mucho dinero, compran sistemas costosos, pero si se desencadena una guerra, los estadounidenses llevarán más del 90% de la carga de la guerra real, en contraste con la formación de coaliciones políticamente correctas. Irán es un país muy grande con una geografía compleja, y los únicos que tienen un tipo de capacidad de proyección de poder para atacar a Irán más que simbólicamente son los estadounidenses. Por supuesto, estoy absolutamente seguro de que si hay ataque estadounidense en Irán los israelíes se sentirán obligados a atacar algún supuesto objetivo nuclear, regresar a su país y declarar la victoria del “invencible Tsahal”. Pero en la medida en que Irán sufrirá un daño significativo será por Estados Unidos, no por Israel.
¿Significa eso que Irán saldría ileso de un ataque estadounidense? Absolutamente no. Lo que espero que los estadounidenses hagan es lo que siempre han hecho: participar en el asesinato masivo de civiles en venganza por sus fracasos militares. Sé que esto, una vez más, ofenderá a algunos súper-patriotas pero masacrar a los civiles es una tradición estadunidense que data de la misma fundación de los Estados Unidos. Quien tenga alguna duda debería leer el magnífico libro de John Grenier (oficial en retiro de la USAF, United State Air Force) titulado “El Primer Camino de la Guerra 1607-1814: La Guerra Norteamericana en la Frontera”, que explica con exquisito detalle cómo la doctrina anti-civil de operaciones terroristas fue desarrollada a lo largo de los siglos. Esto es, por supuesto, lo que los anglos hicieron durante la Segunda Guerra Mundial cuando participaron en bombardeos masivos de ciudades alemanas para “romper su espíritu de resistencia”. Y esto es lo que hicieron en Irak y Serbia y lo que los israelíes hicieron en el Líbano. Y esto es exactamente lo que deberíamos esperar que ocurra en Irán. Al menos, este es el peor escenario. Hay realmente dos opciones básicas para un ataque de Estados Unidos contra Irán y las describí en mi artículo de 2007 sobre las opciones de respuesta asimétrica iraní:
En términos generales, vemos que el Imperio Neocon tiene dos opciones en un ataque contra Irán:
1- Un ataque corto y limitado a algunas instalaciones nucleares y gubernamentales iraníes. Los objetivos de ese tipo de ataque serían únicamente políticos: parecer que “hicieron algo”, dar a los desanimados estadounidenses e israelíes algunas banderas para agitar, “mostrar resolución” y “enviar un mensaje firme” -el tipo de disparates del Departamento de Estado. Si tienen suerte, podrían esperar matar a algunos líderes iraníes (aunque lo que exactamente lograría es la aprobación de nadie). Por último, castigaría a los iraníes por su “mal comportamiento”.
2- Un ataque militar más significativo, que no podría limitarse a una campaña aérea y que debería incluir al menos alguna inserción de fuerzas terrestres. Eso sería similar a la estrategia esbozada en mi artículo “cómo podrían hacerlo”. El objetivo de esta opción sería radicalmente diferente del primero: “castigar al pueblo iraní por su apoyo a los ‘mollahs'” (tal la expresión que se usa en los Estados Unidos) a través de las urnas. Esta es exactamente la misma lógica que llevó a los israelíes a golpear todo el Líbano con bombas, misiles y minas -la misma lógica con la que mataron a más de 500 personas en Gaza- la misma lógica con la que Estados Unidos bombardeó toda Serbia y Montenegro y la misma lógica que explica el embargo bizarro de Cuba. El mensaje aquí es: “si apoyas a los malos, lo pagarás”.
La opción que he discutido hoy es la segunda, porque ésta es la que redundaría en más personas asesinadas. Pero no se equivoquen, desde el momento en que ninguna de estas opciones daría lugar a nada que se asemejara remotamente a una victoria (ésta es un concepto político que define un objetivo político alcanzado) uno tendría que concluir que ambas opciones resultarían en fracaso y derrota. Tal ataque también sellaría el fin del papel político de Estados Unidos en el Medio Oriente a menos que, por supuesto, ser un despreciado elefante en un bazar se considere un “papel”. Pero no se equivoquen, incluso si las cifras de víctimas iraníes van desde los cientos a los miles, o incluso a más de un millón como en Irak, los iraníes no se rendirán y prevalecerán. Por un lado, aterrorizar a los civiles nunca ha funcionado. El genocidio puede ser una opción mucho más viable, pero hay demasiados iraníes para hacer eso y están demasiado bien atrincherados en su país para contemplar tal opción (lo siento, israelíes, incluso el bombardeo nuclear de Irán no dará lugar a ninguna “victoria” de ningún tipo). Los iraníes han estado en su tierra durante, qué decir, 3000-9000 años (dependiendo de cómo usted haga la cuenta) y no serán rebajados, sometidos o derrotados con estados de 200 o 70 años de antigüedad o por un imperio anglosionista en declive terminal.
Sospecho que por ahora bastantes lectores estarán completamente irritados conmigo. Entonces, ¿qué mejor manera hay para que yo termine esta discusión que agregando religión a la mezcla? ¡Si, hagamos eso!
La mayoría de los iraníes son chiítas, eso es bien conocido. Pero lo que es menos conocido es uno de los principios clave de los chiíes que, creo, expresa maravillosamente una de las características clave del ethos chiíta, el que es: “cada día es Ashura y cada tierra es Karbala”. Puede encontrar una explicación de esta frase aquí. Básicamente expresa la voluntad de morir por la verdad en cualquier momento y en cualquier lugar. Millones de iraníes, incluso aquellos que no necesariamente son muy piadosos, se han levantado con esta determinación para luchar y resistir, a cualquier costo. Y ahora piensa en Donald Trump o el General “perro rabioso” Mattis y trata de imaginar lo hueco y grotesco que ellos y sus amenazas resultan para sus contrapartes iraníes.
¿Debo escribir un análisis de las opciones de respuesta de China a un ataque estadounidense? Nah -digamos que si los Estados Unidos no tienen lo que se necesita para prevalecer sobre Irán, un ataque a China sería simplemente suicida.
La próxima semana, por desgracia, probablemente tendré que volver a los dramáticos acontecimientos en Ucrania.